Dolor de Muelas

Dolor de Muelas

Un dolor de muelas para muchas personas está dentro de los principales malestares que han padecido en su vida.  Hay pacientes que lo comparan con el dolor provocado por cálculos renales e incluso hemos oído de algunas mamitas decir que, un dolor de muelas es casi tan tormentoso, como un trabajo de parto.

La verdad es que desde el punto de vista clínico no podemos más que dar fe de cualquiera de estas afirmaciones, ya que el dolor es la consecuencia de una infección, una irritación o una caries que estuvo silenciosa por un período indeterminado de tiempo. Otro elemento por considerar a la hora de evaluar o más bien calificar el dolor, es que todos tenemos distintos niveles de tolerancia al mismo, como también dicha tolerancia puede variar dependiendo el tipo de afección que podamos padecer.

Dolor agudo

Las razones de que sea por lo general un dolor agudo, es que este dolor proviene desde la pulpa dentaria.  La pulpa dentaria es un tejido rodeado de nervios sensibles y vasos sanguíneos, que como dijimos de encontrarse infectada provoca mucho dolor.

Sin aviso

Otra característica es que el dolor suele aparecer sin aviso ni síntomas previos visibles.  Normalmente reacciona como una especie de erupción, que responde a cambios de temperatura tanto al tener contacto con elementos o muy fríos o muy calientes.

Dolor de Muelas

Que hacer en caso de dolor de muelas

Lo primero es ir al dentista lo antes posible, en la medida que el dolor sea soportable, de lo contrario, deberá recurrir a un centro odontológico con Atención de Urgencias. El odontólogo deberá asistirle de manera inmediata, primero realizando el diagnóstico de la causa que provoca la afección, para posteriormente, proceder según su consentimiento a tratar el malestar.

Consideraciones

Como dijimos al comienzo un dolor de muelas puede deberse a varias razones y estas tienen un tratamiento propio, por ejemplo: Si se trata de una caries, se puede extraer/eliminar la parte careada y colocar una tapadura (restauración).  O bien, si se ha infectado la pulpa, se debe proceder a realizar una trepanación, procedimiento, que extrae la pulpa.

Con esto último el dolor se reduce considerablemente, y el dentista, generalmente acompaña este procedimiento con medicamentos. Gracias a este procedimiento, el dolor desaparece progresivamente, sin embargo, posterior a ello se debe tomar la decisión de salvar el diente a través de un tratamiento conducto (endodoncia) o bien extraer la pieza afectada, siendo está última opción la menos recomendada.

¿Tienes dolor en este momento?

¿Sientes que te impide realizar tus actividades cotidianas?

¡Llámanos o agenda tu hora lo antes posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *