Dentista. Introducción a su ciencia

El dentista en la historia

Se dice que el primer dentista data hace 5.000 años, según consta en una inscripción en madera egipcia, posteriormente, Aristóteles disertó acerca de la extracción dental y el uso de alambres para estabilizar fracturas maxilares.

Durante la Edad Media, eran los barberos quienes entre otras cosas, se encargaban de las extracciones de piezas dentales.

Sin embargo, a mediados del siglo XVII se dio vida al origen de la profesión como tal, esto, gracias al aporte del doctor francés Pierre Fauchard, quien es considerado el padre de la odontología moderna, precisamente, gracias a la publicación del primer libro de esta hoy denominada ciencia.

Rango de acción de un dentista

El dentista es el médico especialista en el aparato estomatognático, dicho sistema considera: los labios, la lengua, los dientes, el periodonto, el paladar, la mucosa oral, el piso de la boca, las glándulas salivales, las amígdalas y la orofaringe.

Como puedes ver su función no es para nada ligera.  De hecho, es importante tener en consideración que, una enfermedad bucal puede llegar a generar complicaciones locales que, afecten tanto la cara como el cuello, pero también complicaciones de mayor gravedad como septicemias y endocarditis.

Puedes tener más información conociendo nuestras especialidades (pincha aquí)

Dentista. Dolor de Muelas

El dentista y el dolor

En nuestro subconsciente, el dentista tiene un fuerte vínculo con el dolor.  Básicamente, se refiere a ese dolor que nos obliga visitarlo con urgencia, como el dolor que se supone que provoca un tratamiento.

En esto queremos detenernos, ya que ambas etapas de dolor son cuestionables a la hora de prevenir y comprender, principalmente, ya que las técnicas modernas han tenido como razón de desarrollo, reducir los malestares durante un procedimiento dental.

¡Es sabido que una correcta higiene bucal y visitas periódicas al odontólogo, son la mejor manera de prevenir enfermedades dentales!

Lo anterior no implica dolor alguno, y fundamentalmente, la probabilidad de tener que recurrir de urgencia queda anulada, salvo frente a un accidente, donde la dentadura sufra algún grado de complicación.

En una próxima nota iremos profundizando, el alcance y detallando cada de una de las enfermedades que trata la odontología, en este caso, tu dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *